Tagged as: alimentacion

¿Qué ocurre si no desayunamos?

Algunas de las consecuencias de saltarse el desayuno son decaimiento, falta de concentración y mal humor, debido al déficit de glucosa -nuestro principal combustible energético- que produce el ayuno. A primera hora de la mañana, nuestro organismo lleva ya aproximadamente 10 horas sin recibir ningún tipo de aporte alimenticio. Nuestro principal alimento, la glucosa, esta en mínimos. La falta de glucosa empuja al cuerpo a quemar otras reservas energéticas, con múltiples alteraciones en el correcto funcionamiento del organismo.

En edades escolares, los niños se sentirán cansados, irritables, y faltos de energía. Los niños tendrán un descenso del rendimiento, afectará a la memoria, a la creatividad y capacidad de resolución de los problemas planteados, con el consecuente descenso del rendimiento. Por esto, un buen desayuno es un hábito que debemos inculcar a los niños y niñas desde pequeños. También es muy importante complementar esta primera ingesta con una merienda sana y que les aporte la energía suficiente para aguantar hasta el almuerzo: embutido, pan, grasas vegetales, fruta, alguna bebida láctea o algún zumo, les darán el empujón suficiente para aguantar el ritmo que les pedimos.

Para los adultos, saltarse el desayuno pone en marcha una serie de mecanismos en el organismo (descenso de la insulina y aumento de cortisol…) para mantener el nivel de azúcar en sangre. Estos cambios hormonales alteran la conducta (irritabilidad, cansancio, decaimiento..) y afectarán a tu actividad física y mental y a tu sociabilidad….

¿Te sientes cansado, decaído e irascible??? ¡Cambia algunos hábitos! Un buen desayuno (cereales, lácteos, fruta, embutido poco graso..) y un poco de deporte son un buen principio para lo que venga después.